¿Has visto cuando los automóviles en el tráfico comienzan a sobrecalentarse y se quedan parados?, y solo se moverán hasta que llegue la grúa. Esto sucede porque seguramente no se le ha dado un buen cuidado o mantenimiento al radiador.


Recordemos que la función de un radiador es un sistema de enfriamiento que disipa el calor del anticongelante que viene del motor, el cual entra caliente y sale de nuevo hacia éste con la temperatura adecuada.


Por esa razón, para que evites ese sobrecalentamiento, te damos los siguientes consejos:


Revisa el anticongelante: antes de comprobar tu nivel, debes enfriar tu motor por lo menos 30 minutos, para evitar que te salpique líquido hirviendo. Luego tienes que buscar el depósito, que generalmente es de color blanco transparente y que tiene las leyendas “completo” y “bajo”.


Comprueba el nivel del anticongelante: si el anticongelante está entre la línea de bajo y completo, todo está en orden. Si está un poco bajo debes agregar agua para retornarlo al nivel óptimo. Sin embargo, si está en cuarto bajo, tendrás que añadir más anticongelante y luego probar el punto de congelación para ver si ya está en el nivel adecuado para la protección de tu motor.


Evita fugas: comprueba que no haya fugas por el escape del anticongelante, si existen debes llevar tu automóvil al mecánico.


Revisa el ventilador: el ventilador del sistema de enfriamiento debe encenderse automáticamente. Espera unos cuántos minutos antes de empezar a manejar tu vehículo, con el fin de que se caliente el motor y el ventilador se estabilice.


Checa las mangueras: revisa que las mangueras del radiador y el motor estén en perfecto estado y no se encuentren oxidadas o cuarteadas.


Con estos simples consejos, podrás tener en mejor estado tu automóvil.


Artículo realizado con información de los sitios Promotores.com  y Autopartes Ruvalcaba.com.